top of page
Buscar

Una petición para detener la guerra contra las drogas y la brutalidad policial en Tulum

Actualizado: 3 ene 2023

A pesar de los flagrantes abusos de las fuerzas de las autoridades en busca de marihuana intimidando a los turistas que ocurren todos los días en Tulum, en los últimos años esta joya del Caribe se ha perfilado como un destino al que acude gente de todo el mundo en busca de diferentes formas de terapias curativas naturales, que a menudo incluyen el uso de medicinas naturales.


Está claro que la criminalización y la restricción legal del suministro de cualquier sustancia de cualquier manera solo las empuja debajo de la superficie y otorga más poder a la red de traficantes ilícitos, aumentando posteriormente los precios al consumidor y dificultando el acceso a estas sustancias beneficiosas. Sin mencionar los peligros de ser asaltado por los matones disfrazados de funcionarios que usan la guerra contra las drogas como excusa para intimidar y registrar a las personas, mientras dañan el sustento de la gran mayoría de la población local que vive principalmente del turismo.


Albert Einstein expresó su famosa frase: 'No podemos resolver un problema con el mismo nivel de conciencia que lo creó'. Es nuestro deber ahora informar y concientizar sobre este tema tan preocupante en la Riviera Maya, que ha inquietado a tanta gente en los últimos años y sigue sin resolverse, y cuestionarnos: ¿Quién se beneficia de mantener una política tan violenta?


Seguir el dinero es imposible por el secreto financiero y la corrupción dentro de las capas de investigación de las fuerzas del orden. Sin embargo, si entendemos la historia de la criminalización de la marihuana, podemos crear conciencia sobre el problema actual, que claramente no existiría sin el acto de criminalización de esta maravillosa planta.


Fue durante la administración de Nixon en los años 70 cuando la Marihuana fue considerada como el enemigo público número uno de la salud de los jóvenes en USA, cuando la verdadera preocupación eran los intereses comerciales de las Grandes Farmacéuticas. Con el fin de vender la historia a la gente, se lanzó una gran campaña mediática para promover la teoría de la droga Gateway, según la cual el uso de la marihuana conduce al uso de drogas más fuertes y peligrosas, que luego se ha demostrado que es una flagrante progaganda. La puerta de entrada que abre la marihuana no conduce a la miseria sino a la liberación de los grilletes de la narrativa oficial y a las posibilidades inexploradas de la mente que es nuestro derecho de nacimiento a descubrir.


Como nota al margen, el cáñamo también fue posteriormente criminalizado, oficialmente solo por su apariencia similar, pero en realidad por el cabildeo de las grandes compañías petroleras, por sus intereses que estaban siendo amenazadas por la alternativa orgánica que representaba el cáñamo. Todavía estamos pagando los daños colaterales de esta corrupción en forma del enorme problema plástico que ha causado en los mares y costas de nuestro precioso planeta, del que Tulum no es una excepción.


Ninguna de esas razones nunca fue válida desde el punto de vista del interés público, y la ignorancia y el engaño en la era de la información ya no son aceptables para los políticos y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. Los beneficiarios de dichas pólizas no se encuentran en Tulum. Dicho esto, creo que todos podemos estar de acuerdo en que las políticas actuales están haciendo más daño a nuestra economía local por la mala reputación que le da a nuestro pueblo mágico.


Cuando un gobierno inicia una guerra contra algo, siempre parece empeorar y extenderse, mientras que las acciones para combatir lo que fuera el supuesto problema original, causan muchos otros problemas reales a un lado. Podemos encontrar otros ejemplos de esta dinámica a nivel mundial en la guerra contra el terrorismo y COVID. Cuando estudias la etimología de la palabra gobierno (Government), la razón de esto se vuelve clara: Govern = Control, Mente = Mind; La guerra nunca tuvo la intención de terminar con el problema, sino de usarla para controlar nuestras mentes. Parece como si el continuo hostigamiento fuera una forma de recordar a la ciudadanía el monopolio de la violencia que tienen los funcionarios en México. Están acostumbrados e incentivados a jugar un papel en este Juego en Tulum, mientras corren libres de toda crítica, luego de ser sorprendidos in fraganti y denunciados públicamente. El encargado de cambiar el tono del juego, es el Presidente del Municipio de Tulum.


Se ha revelado en películas y series de Netflix, que el pasado Narco-Gobierno había sido el beneficiario directo de mantener el statu quo violento en materia de distribución de drogas. Esto también está probado por las acciones de los niveles inferiores. Claramente, ninguno de los elementos que buscan sustancias ilícitas en los retenes está realmente interesado en encontrar la fuente, sino solo para aprovecharse y extorsionar a las personas detenidas y encontradas que portaban la planta, sin importar que la posesión de pequeñas cantidades sea técnicamente legal. Incluso, supuestamente, el gobierno en funciones se está preparando para la legalización de los permisos de distribución. No tiene ningún sentido entonces ni es aceptable en un mundo civilizado, que aún se castigue con violencia física la posesión de cantidades menores de esta milenaria medicina.


Sin embargo, el tiempo de la violencia está llegando a su fin. El poder del amor ha superado al amor del poder. La ilusión de oprimir al pueblo por la fuerza se derrumba. Todos lo sabemos. Por eso no luchamos contra la policía, aunque somos una legión y no tenemos miedo. Usamos el poder del intelecto en su lugar. Sabemos que Tulum, la ciudad del amanecer que una vez fue la última frontera de la civilización maya, volverá a ser el faro de luz para que el resto de México la siga, y abra el camino hacia el amanecer de la Edad de Oro de Acuario, al detener el acoso de la gente, cosechando así los beneficios como un turismo en auge como nunca antes.


Estimado Marciano, esta carta abierta es una petición para que usted use su poder ejecutivo como presidente del municipio de Tulum y ordene a las fuerzas del orden que detengan la violencia y el hostigamiento de las personas, y que se aseguren de que el abuso de poder contra civiles es castigado y erradicado de las fuerzas policiales por completo. No es demasiado tarde para recuperar la confianza pública con las autoridades y restaurar la paz en Tulum. Solo así serán perdonados y respetados en la nueva era de Acuario.



117 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page