top of page
Buscar

La guerra contra una planta continua a causar drama innecesaria en Tulum

La noche del 27 de octubre de 2022 alrededor de las 20:00 horas aproximadamente 20 elementos de la Guardia Nacional y Policía Estatal sin presentar el debido permiso de allanamiento asumieron el derecho de invadir un hotel propiedad privada del Santuario del Bufo Alvarius, lo que constituye una clara violación a la ley que protege la propiedad privada, la piedra angular de una sociedad libre.


Además de esto, asaltaron dos huespedes del hotel integrándose pacíficamente después de su terapia junto a la piscina, lo que es un acto de terror que demuestra una vez más la clara falta de sentido común y el carácter abusivo de las personas involucradas en la operación. Claramente, las fuerzas del orden contienen algunas 'manzanas podridas', pero lo que es aún más alarmante es que, según múltiples casos, que se informan en las redes sociales todos los días, el abuso de poder parece ser más una regla que una excepción.


Es todo el sistema basado en la violencia y la prohibición el que está podrido y ya no se puede justificar, ni olvidar ni perdonar. No podemos corregir el crimen, pero debemos prevenir futuras agresiones por parte de las mismas autoridades. Saber que los políticos están bien investidos en los grupos de intereses especiales que secretamente presentan, es nuestra tarea en la vanguardia del renacimiento psicodélico presionar a los políticos y exigir un cambio, que puede comenzar en Tulum hoy.


Como ciudadanos del mundo, no es nuestra tarea estudiar las nuevas leyes y reglamentos que se arrojan desde las instituciones legislativas de las diferentes facciones de nuestro planeta Tierra, cuando las calles y ahora nuestras propiedades son perturbadas y asaltadas por las autoridades que se supone están ahí para resguardar la ley. Evolucionemos y no nos confundamos al reflexionar sobre qué es 'legal' y qué no.


En cambio, centrémonos en la moralidad, que es universal, y al menos sigamos el principio de No agresión, que es lo único en lo que todos debemos estar de acuerdo y adoptar como primer principio para vivir en paz y armonía. Es decir, si no hay víctimas, no hay delitos. El uso de la fuerza por parte de las autoridades claramente no está justificado por el mero sospechoso de llevar una planta en un bolsillo.


Sinceramente,

Dr. A


11 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page